Sobre Pau
Pau Garcia-Mila es un empresario y comunicador nacido en Barcelona en 1987. Fundó su primera empresa a los 17 años, que fue posteriormente adquirida por Telefónica. Ha sido nombrado Innovador del Año en 2011 por la publicación del MIT TR-35, y es ganador del premio FPdGI Príncipe de Girona Empresa 2010.

Hoy en día, Pau coordina su trabajo en su última empresa, IdeaFoster, con la docencia en ESADE (donde es profesor del Master en Digital Business), y en IMD, donde es miembro externo del equipo investigador del centro de investigación VC2020.

12 Sep 2012

No hay dominios

Este post lo he escritorio para Territorio Empresas, un blog económico y sobre emprendeduría creado por Gedesco. Escribiré allí una vez a la semana y bueno, iré comentando aquí lo que escriba. Espero que os guste. Empezamos hablando de… dominios.

Algo curioso de Internet es que nos dediquemos a lo que nos dediquemos, siempre chocamos con la misma piedra: el dominio que queremos está cogido. Y tarde o temprano caemos en esa frase que tanta desesperación ha creado: ¡está todo cogido!. Para justo después intentar crear palabras inventadas y biensonantes como Google o Twitter y darnos cuenta que:

1) No suenan nada bien

2) También están cogidos

Justo después volvemos a girar la cabeza para intentar encontrar un nombre compuesto por varias palabras en otros idiomas, y nos damos cuenta que:

1) No hay buenos traductores castellano > latín

2) También están cogidos

Para acabar haciendo lo que hizo Adobe y buscar el nombre del río de al lado del pueblo donde nacimos, para darnos cuenta que:

1) Tenía un nombre horrible

2) También está cogido

Finalmente, desesperamos y compramos ajhkdskjsaads.com. Mejor dicho, lo intentamos, porque… exacto.

1) También está cogido

Es triste, pero aquí no hay consejos. Todos los .com buenos están cogidos, y para eso hay dos soluciones. La primera, gastarnos dinero en comprarlo. Hay cientos de portales de compraventa que aseguran que no perderemos el dinero, como Sedo. Ahí está bien comprar, ya que aunque suelen ser algo más caros de lo que nos costaría comprar el dominio directamente al dueño, nos permite estar seguros de que recibiremos el dominio.

La segunda, esperar. ICAAN, el organismo que gestiona los dominios (entre otras cosas) abrió hace un año el período de comprar extensiones. Esto es, quien tenga algo más de 220.000 dólares puede comprar un .algo. Google pidió .lol entre otros, quizás Madrid pedirá .mad. Pero lo que está claro es que en 2-3 años veremos miles de dominios que acaban en algo que no es .com, .net o .org. Y cuando eso se convierta en lo más normal, el emprendedor que paga con dolor 500, 5.000 o 50.000 euros en comprar un buen dominio para algo que ni tan siquiera sabe si funcionará, de repente podrá pagar 30 euros y tener un dominio bueno, original y con una buena extensión.

Hasta entonces, deberemos seguir comprando dominios raros o caros, y en la remota situación de haber encontrado uno bueno y barato, y además libre, hacernos mil chequeos y vigilar cada vez que crucemos la calle: Habremos tenido una tonelada de suerte, y el karma la querrá compensar. ¿Buscamos un dominio?

¿Te gustó esta entrada?
Compártela