Sobre Pau
Pau Garcia-Mila es un empresario y comunicador nacido en Barcelona en 1987. Fundó su primera empresa a los 17 años, que fue posteriormente adquirida por Telefónica. Ha sido nombrado Innovador del Año en 2011 por la publicación del MIT TR-35, y es ganador del premio FPdGI Príncipe de Girona Empresa 2010.

Hoy en día, Pau coordina su trabajo en su última empresa, IdeaFoster, con la docencia en ESADE (donde es profesor del Master en Digital Business), y en IMD, donde es miembro externo del equipo investigador del centro de investigación VC2020.

19 Nov 2012

No es un problema = no es una prioridad

Todo el mundo que alguna vez se ha duchado tiene una idea”, dijo Nolan Bushnell (fundador de Atari). “Es la persona que sale de la ducha y hace alguna cosa sobre esa idea la que acaba fijando la diferencia con los demás”.

Tener ideas no es lo más difícil. Lo realmente difícil es permitir que nuestro cerebro, que actúa de abogado, fiscal, juez y verdugo de nuestras ideas sin que ni siquiera nos enteremos, decida cuales son esas ideas por las que merece la pena hacer una parada en el camino.

Una de las maneras más simples, pero también de las más efectivas, para decidir qué ideas tienen más posibilidades de triunfar, es aplicar el principio de “No es un problema = No es una prioridad” cuando ordenemos una lista interminable de ideas: Identificar esas que solucionan un problema y priorizarlas frente a otras ideas que simplemente nos ayudan a mejorar algun aspecto de nuestra vida.

Es la teoría de la vitamina y la aspirina (una simplemente ofrece una mejora y no la “necesitamos” para vivir, en cambio la otra soluciona un problema puntual y hace que la necesitemos y la busquemos) aplicada a las ideas.

Una vez priorizadas esas ideas que solucionan problemas, nos daremos cuenta que algunas de ellas solucionarán problemas que tengamos nosotros directamente: Justo ahí es donde realmente puede haber una mina de oro. Evidentemente una persona con una visión perfecta puede crear un sistema de comunicación mejorado para invidentes, pero muy probablemente un invidente podrá crear un sistema mucho mejor, ya que vivirá el problema desde dentro, y priorizará esas técnicas que sabe que son efectivas.

Este principio lo podemos aplicar a cualquier idea: Si soluciona un problema, la idea puede ser buena. Si nosotros seremos usuarios de ella, todavía será mejor.

¿Te gustó esta entrada?
Compártela