Sobre Pau
Pau Garcia-Mila es un empresario y comunicador nacido en Barcelona en 1987. Fundó su primera empresa a los 17 años, que fue posteriormente adquirida por Telefónica. Ha sido nombrado Innovador del Año en 2011 por la publicación del MIT TR-35, y es ganador del premio FPdGI Príncipe de Girona Empresa 2010.

Hoy en día, Pau coordina su trabajo en su última empresa, IdeaFoster, con la docencia en ESADE (donde es profesor del Master en Digital Business), y en IMD, donde es miembro externo del equipo investigador del centro de investigación VC2020.

24 Mar 2015

Esas locas decisiones

Hace 7 años, con 20 años y nada que perder, se me puso una idea entre ceja y ceja: quería un coche. Nunca había tenido un coche mío, pagado por mí, y quería uno. El único problema (pequeño), es que no tenía ni un duro. Así que me fui a pedir un crédito.

Me ofrecieron hasta 20.000€, y eso es con lo que me quedé. La cifra del 6,5% de interés fijo ni la miré (tampoco la hubiera entendido demasiado), y sin pensarlo, en lugar de comprar un coche nuevo, me compré un coche con 20.000 kilómetros, de Ocasión, que me volvía loco: un BMW Serie 1 azul.

Crédito concedido, me puse a pagar 266,61€ al mes mientras disfrutaba de mi primer coche en propiedad. Y ya tenía algo que perder: ¡mi coche!

Bien, ese coche hace 4 años que no lo tengo (lo di como entrada de otro coche con 100.000km), pero en lugar de cancelar la parte que quedaba del crédito con los ahorros, decidí seguir pagándolo, incluso sabiendo que si lo cancelase dejaría de pagar interés: de esta forma me recordaría, mes a mes, la tontería que había hecho.

Pues bien, hoy hace unos minutos acabo de recibir la notificación de que en 3 días pagaré mi última cuota de 266€. Esto es, 7 años más tarde, 4 años después de ya ni tener el coche, acabaré de pagarlo.

Al verlo, me he puesto tan contento que he querido compartirlo. ¿Y qué he aprendido con todo esto? Pues sólo una cosa: hagáis lo que hagáis, insensatos, no os metáis en un crédito al 6% por un coche de segunda mano. Tiraos en paracaídas, haced puenting, o heliesquí. Pero lo del crédito es absurdo. Yo llevo 7 años preguntándome qué demonios me llevó a tomar esa decisión. Y ahora me pregunto qué demonios haré yo con 266€ más al mes.

¿Te gustó esta entrada?
Compártela